dissabte, 16 de maig de 2009

Pequeño homenaje a Antonio Gisbert


Antonio Gisbert Pérez (Alcoy, 1835 - París, 1902), pintor español de temática histórica, en la época de transición entre el romanticismo y el realismo.
Estudió en la
Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid y posteriormente, en Roma y París.
Representa una tendencia pictórica de la segunda mitad del
siglo XIX: la pintura de grandes acontecimientos en relación con la historia de cada país. Es la "pintura de historia" o "realismo retrospectivo", pues pretende representar con realismo hechos del pasado histórico nacional.
En España representa los ideales
liberales. María de Molina presentando a su hijo a las Cortes de Valladolid, 1863. Antonio Gisbert Pérez. Óleo sobre lienzo. 3,11 x 3,77 m. Representa el momento en que la Reina Dª Mª de Molina pone al Rey Niño D. Fernando IV bajo la salvaguardia de la lealtad castellana en las Cortes que convocó en Valladolid en 1295. Es éste uno de los dos grandes cuadros que fueron encargados por el Congreso de los Diputados para decorar el testero del Salón de Sesiones




Los Comuneros de Castilla, Padilla, Bravo y Maldonado en el Patíbulo. Antonio Gisbert Pérez, 1860. Óleo sobre lienzo. 2,55 x 3,65 m. Colección del Congreso de los Diputados. Madrid. Gisbert con esta obra consigue la primera medalla de la Exposición Nacional de 1860. Espléndida pintura de historia en la que se puede observar, en las diferentes posturas de sus protagonistas, un tratamiento secuencial de la narración de la ejecución de los comuneros que se levantaron en armas en Villalar el 24 de abril de 1521. Historia. La revuelta y guerra de las Comunidades de Castilla fue un levantamiento contra la corona que tuvo lugar entre 1520 y 1521, protagonizado por las ciudades del interior de la Corona de Castilla. En esta obra revela sus cualidades figurativas y expresivas, acusando un cierto efectismo.


















El dia 31 de octubre,de 2007 con motivo de la inauguración del Museo del Prado de Madrid. Todos lo medios de comunicación utilizaron la misma imagen: la comitiva oficial, en pose solemne, visitando la exposición El siglo XIX en el Prado. En el centro de todas la imágines figuran los Reyes de España, el príncipe de Asturias, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y su esposa, Sonsoles Espinosa Díaz.Y como fondo uniforme de todos estos posados, la monumental obra; Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (1888), del pintor alcoyano Antoni Gisbert Pérez.Resulta cuanto menos curioso el uso de la obra de Gisbert para tan magno acontecimiento. Porque sí, efectivamente, se puede aducir que esta obra ha ocupado desde siempre un lugar muy destacado en el Casón del Buen Retiro y sí, efectivamente también, el propio Antoni Gisbert fue precisamente el primer director del Prado moderno, y por todo ello –y sumando su indudable valía artística- bien se merece un homenaje de estas características. Pero esto no debe impedirnos apreciar el sutil juego de intenciones que tanto la Moncloa como la Zarzuela han querido hacernos llegar.
Porque no debemos olvidar que Antoni Gisbert fue uno de los máximos exponentes intelectuales de los ideales liberales del siglo XIX, en clara confrontación ideológica y estética con otros pintores famosos de la época, como su rival conservador José Casado del Alisal o como el gran retratista Federico de Madrazo Küntz, que fue director del mismo museo, pero durante las épocas absolutistas, depuesto precisamente en 1868, después de la revolución liberal conocida como La Gloriosa, para ceder el cargo a Gisbert (hecho que a éste último le causó la enemistad de otro grande de la pintura, Marià Fortuny Marsal, yerno de Madrazo), en el momento que las Colecciones Reales pasaron a ser de propiedad pública, naciendo así el Prado tal y como lo conocemos.Ni tampoco podemos obviar la cruda temática del cuadro tan profusamente reproducido: el momento del fusilamiento del militar liberal y ex capitán general de València durante el Trienio Liberal, José María Torrijos (1791-1831) y de sus compañeros, una fría madrugada del 1 de diciembre de 1831, traicionados cuando intentaban rebelarse contra la monarquía absoluta de Fernando VII, precisamente antecesor directo del actual rey de España, Juan Carlos I, a quien vemos posando sonriente ante las víctimas de su tatarabuelo.

6 comentaris:

Anònim ha dit...

I am from Greece, to fight for your school, and art!

Bea ha dit...

hay visitas de todos los paises !!!!

Alex ha dit...

No se que passa hui que tenim més visites d'altres paisos que mai

Bea ha dit...

como dice el titulo de este fragmento es un pequeño homenaje a un gran pintor alcoyano, espero que os guste !!!

Bea ha dit...

alejandro : espero que este historicamente bien?? ( este fragmento de Gisbert)

Marek ha dit...

Keep good work, your Art School worthwhile. It seems a very interesting school, and your activities are very dynamic and experimental. Fight for your school and take its rightful place, as it is a very important cultural asset. A kiss from Kiev